lunes, 9 de julio de 2012

Reapertura de un caso cerrado durante casi 20 años

La joven Soledad Donoso Toscano fue asesinada en el año 1992, y desde entonces su familia busca que se haga justicia. Después de casi 20 años y con nuestra humilde aportación, se ha conseguido reabrir el caso. Noticias como esta son las que nos ayudan a seguir luchando contra el crimen y sus aliados. Esperemos que pronto se haga justicia. La noticia aparece así en varios periódicos de tirada nacional y, en concreto, se transcribe lo recogido por Europa Press: " La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Córdoba ha ordenado al Juzgado de Instrucción número 7 de la capital que reabra la investigación sobre la muerte de Soledad Donoso, joven cordobesa desaparecida en septiembre de 1992 y cuyo cadáver fue hallado en octubre de ese año por la Policía en el río Guadalquivir a su paso por la capital, al tiempo que se ha decretado el secreto de sumario. Así lo han confirmado a Europa Press fuentes cercanas al caso, anulando de este modo la prescripción del crimen, que se iba a producir el próximo septiembre. Para ello, el juzgado cuenta con un recurso presentado por la familia de la víctima en base a nuevas pruebas que apuntarían a "indicios racionales de criminalidad" hacia una persona, según ha comentado recientemente la letrada de la familia y publica este viernes la prensa provincial. Entre las pruebas aportadas para la investigación, que lleva paralizada desde 1999, se encuentran vellos encontrados en su día en el cuerpo de la joven, que la familia pide que sean nuevamente analizados; demandan también que se exhume el cadáver, y, gracias a la campaña de información llevada a cabo en los últimos meses, han aparecido nuevos testigos, mientras que personas que declararon en su momento estarían dispuestas a aportar nuevos datos. En este sentido, la familia de la joven ha contado con la ayuda desinteresada del criminólogo y perito judicial Félix Ríos que ha dispuesto sus servicios de forma gratuita para evitar que el asunto quede desterrado al olvido. Soledad Donoso, de 18 años, salió de su casa, en la plaza de San Pedro de la capital cordobesa, para ir a trabajar a una pizzería de la avenida de Barcelona el 28 de septiembre de 1992 a la que nunca llegó. La familia se movilizó y la Policía Nacional encontró su cuerpo 14 días después en un descampado de la Huerta del Arenal, en proceso de descomposición. La Policía interrogó a sus amistades, entre ellos un joven que negó conocerla aunque su número de teléfono figuraba en la agenda de Soledad. Fue detenido, pero posteriormente quedó en libertad. En la autopsia, el forense señala que a consecuencia de la falta de algunas vísceras y el mal estado que presentaban las encontradas "no es posible determinar la causa de la muerte, violenta o natural". No observó "ningún tipo de lesión traumática", si bien el cadáver está incompleto."

Noticia alentadora sobre el caso de Urbana Ramos

Nos llena de alegría y esperanza informar de la reapertura de las diligencias en el caso de Urbana Ramos, asesinada en el año 2001 en el que hemos aportado nuestro grano de arena. El diario tinerfeño "El Día"se hacía eco de la noticia en su edición del día 18 de Abril del 2012: "El Juzgado de Primera Instancia Número Dos de Arona decretó la reapertura del caso del homicidio de Urbana Ramos Plasencia en noviembre de 2001 en el municipio de Guía de Isora. El crimen estaba archivado desde hacía casi una década y la insistencia de la familia de la víctima, así como del criminólogo Félix Ríos y la abogada Yaremi Padrón, ha logrado que la autoridad judicial ordene el análisis de diversas pruebas. La jueza Ana María Martín-Nieto dispuso el pasado lunes la reapertura de las diligencias previas e informar de dicha circunstancia al Ministerio Fiscal. Las diligencias previas se incoaron a raíz de la muerte violenta de Urbana durante la mañana del 9 de noviembre, junto a unas huertas de plataneras situadas entre el pueblo de Playa San Juan y el barrio de Fonsalía. Dichas diligencias fueron sobreseídas provisionalmente en su momento, ya que la investigación desarrollada no permitió identificar al autor o autores del trágico suceso. Y ahora el objetivo de la citada medida judicial es, precisamente, que se proceda a analizar nuevamente, con la tecnología actual, los indicios recogidos en el lugar del crimen por parte de la Guardia Civil para intentar identificar, localizar y atrapar a la persona o personas que provocaron el homicidio de la vecina de Fonsalía. La reapertura de las diligencias fue planteada por el procurador Alfonso González y la abogada Yaremi Padrón, en representación de Carmen Plasencia, la madre de la fallecida. Una de las solicitudes planteadas por dicha letrada es que el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses de Santa Cruz de Tenerife estudie los pelos encontrados en diferentes muestras, así como varios restos genéticos (ADN) encontrados en el lugar del homicidio. Urbana Ramos Plasencia, de 35 años, falleció cuando se dirigía de madrugada a trabajar en la cafetería de la gasolinera Texaco situada entre Marazul y Callao Salvaje, en Adeje. Estaba en proceso de separación de su marido, aunque convivía con él en la misma casa. La víctima recibió 18 puñaladas y, además, un golpe en la cabeza con un objeto contundente."